Incapacidad laboral por infección del V45+

Más de 45 años

Confieso públicamente que he sido infectado por el virus V45+

Se trata de un virus genético que se transmite de padres a hijos en el mismo momento de la fecundación.

Ha vivido latente en mi cuerpo hasta que, desgraciadamente, se ha activado poniendo en marcha una serie de dolencias que, poco a poco, me van incapacitando para trabajar.

Jamás pensé que lo tendría. Y ahora que se me ha manifestado, consciente de que siempre estuvo en mí, me horroriza.

Lo peor es que los médicos me dicen que no tiene cura, no lo pueden erradicar. Sólo hay remedios que pueden hacer paliar sus efectos más visibles. Pero una vez que se desarrolla ya no hay marcha atrás.

Las consecuencias de su desarrollo empiezan a ser evidentes:

  1. Todo lo que había aprendido comienza a borrarse y a desaparecer. Con lo que me empieza a incapacitar para cualquier trabajo.
  2. Toda mi experiencia también está empezando a desaparecer. Con lo que ya no soy útil para seguir desarrollando mi trabajo en una empresa.
  3. Los médicos afirman que este virus es aún más virulento en las mujeres que en los hombres. La degradación de las mujeres que lo tienen es más rápida, incluso, se manifiesta a más pronta edad.
  4. Su mecanismo de activación es un misterio. Siempre se activa el mismo día en que el portador cumple los 45 años. Por esta razón, se trata de una enfermedad moderna. Nuestros antepasados nunca llegaban a desarrollarla.
  5. Afortunadamente, no se transmite por contacto, por el aire o por los alimentos. Aunque algunos anuncios de televisión lo insinúen.
  6. Sus efectos son fulminantes: hoy estás bien y mañana has desaprendido todo.
  7. Tiene consecuencias psicológicas graves. Afecta a la autoestima y seguridad porque el enfermo comprueba que en un instante ha desaparecido todo aquello por lo que era valorado, disminuyen sus capacidades y sólo puede ir a peor.
  8. Tiene consecuencias sociales. Es una enfermedad muy mal tolerada por la sociedad. De hecho, no existe, nadie habla de ella, los pacientes tratan de esconderla, disimular y retrasar sus efectos. En televisión sólo se hace referencia a ella cuando se asocia a otros problemas de salud.
  9. En las empresas se deshacen de estos pacientes por, según sus estudios, falta de rentabilidad. Por lo que al problema del desarrollo de la enfermedad hay que añadirle el estigma de tenerla y la alta probabilidad de no ser contratado nunca más.
  10. Y lo peor de todo es que hay un tratamiento experimental que podría retrasar sus efectos unos 20 años. Pero la sociedad en la que vivimos, las empresas y empresarios, la publicidad en televisión, los gobiernos, no hacen nada por desarrollar este tratamiento.
  11. Los últimos estudios estiman, aunque aún no está del todo contrastado, que gran parte de la población de los países desarrollados podría tener este virus.
  12. Algunos enfermos se quejan de que las únicas oportunidades que han podido encontrar es vigilando cualquier obra, haciendo bulto en los parques o cuidando de los nietos. Aunque este tipo de oportunidad no puede considerarse como tal por no estar remunerada y tener una feroz competencia con enfermos afectados por el Vj, el virus de la jubilación.

En fin, señores, que empieza a inquietarme la ficción distópica de la novela de 1967 “La fuga de logan”. ¿De verdad es esta la sociedad a la que nos dirigimos?

Autor: abarrantes

Ingeniero Español, Francés, Europeo y DEA-Doctorado en TIC, mi vida profesional la vertebran tres conceptos inseparables: Creatividad, Innovación y Diseño. https://es.linkedin.com/in/%C3%A1ngel-barrantes-romero-8b741830

2 opiniones en “Incapacidad laboral por infección del V45+”

  1. Me parece un articulo muy interesante y a la medida de actualidad , donde la experiencia y el saber hacer se cambia por la docilidad del querer empezar.
    En un mundo donde la experiencia es un valor esta ensombrecida por una dinámica de costos y no se de que mas porque no lo entiendo.

    Vicente Martinez

    1. Yo tampoco lo entiendo, Vicente. La competitividad se fortalece con la gestión del conocimiento. Y el principal activo con el que cuentan las empresas es su capital humano. Por ello, no entiendo cómo pueden las empresas prescindir del conocimiento y experiencia de profesionales muy preparados por el hecho de tener 45 años o más. Estas prácticas de muchos empresarios nos encaminan hacia la mediocridad empresarial. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *